domingo, 15 de enero de 2012

Generar negocio a través de la colaboración

elperiodicodearagon.com por DAVID Romeral.- En estos momentos donde el paro, la crisis financiera y la subida de impuestos continuan acaparando las portadas y las noticias de la sección de Economía, vamos a intentar aportar nuestro pequeño granito de arena para insuflar algo de optimismo a una situación económica preocupante.

No hay recetas mágicas contra la crisis: ni las medidas de política económica ni los cambios legislativos que puedan flexibilizar nuestros regulados mercados, conseguirán tener un efecto inmediato sobre el crecimiento económico y, más importante aún, sobre el empleo. Serán las actuaciones individuales de todo el tejido económico (trabajadores y empresas) las que permitirán iniciar la recuperación.

¿Y qué puedo hacer yo empresa, o yo trabajador, para comenzar esta recuperación? Colaborar. Sencillo, ¿verdad? Pongamos un ejemplo concreto. Hablemos de los clusters, "un grupo de empresas e instituciones conexas, concentradas geográficamente, que compiten en un mismo negocio, y que tienen características comunes y complementariedades" (Michael E. Porter). Las empresas que están dentro de un cluster son más eficientes, comparten tecnología y conocimiento de manera más abierta, comienzan nuevos negocios más fácilmente e implantan las innovaciones con mayor rapidez. Existe evidencia empírica de que las regiones con clusters consolidados obtienen mejores resultados económicos e innovan más, porque, aunque las empresas sean competidoras, colaboran entre sí.

La competitividad en las economías más avanzadas está impulsada por el conocimiento, y saber cómo acceder a él es clave para generar negocio y poner en marcha oportunidades que el mercado nos puede traer cada día. Si hace un año nos hubieran dicho que una sociedad cooperativa vasca dedicada al sector educativo, una sociedad anónima murciana del sector inmobiliario y una cámara de comercio aragonesa iban a formar un consorcio y obtener un contrato para la gestión de un centro de formación del sector de la automoción en un país del Norte de África, no lo hubiéramos creído. Ninguno de los tres agentes implicados hubieran podido por sí solos obtener el proyecto; a través de la colaboración, hoy, tras nueve meses de esfuerzo y trabajo en equipo, el proyecto es una realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario